El Feng Shui y los colores

El Feng Shui es un arte milenario estudiado y desarrollado por la cultura china. Se dice que esta disciplina busca equilibrar y armonizar el lugar en el que nos desenvolvemos diariamente, ya sea donde vivimos o donde trabajamos.

La energía de la naturaleza y del universo, según el Feng Shui, se expresa a través de 5 elementos: la tierra, el fuego, el metal, la madera y el agua. Es por ello que esta cultura centra muchos de sus criterios de decoración en busca de atraer la energía positiva a los distintos espacios del hogar o la oficina, no sólo modificando la distribución de los ambientes, sino también con la ayuda de los colores asociados a estos 5 elementos.

Los 5 elementos y los colores básicos

El elemento tierra se representa a través de los colores marrón y beige

Se recomienda aplicar estos colores a espacios que se utilicen para compartir momentos especiales con los demás. Por ejemplo, el living o el comedor. Según el Feng Shui, el elemento tierra ayuda a reforzar los vínculos con los demás y a renovar la estabilidad emocional.

El elemento fuego se representa a través de los colores rojo, naranja, rosado y amarillo

El rojo es un color que favorece la estimulación de la energía, pero no deja de ser muy intenso para pintar una pared en su totalidad. Por eso, es preferible aplicarlo en objetos de decoración o almohadones, por ejemplo.

En cambio, el naranja, es un color que puede ser utilizado en tonalidades bajas y eso permitiría aplicarlo a paredes enteras, sin que quede muy contrastante.

El rosado se identifica con un efecto más relajante, representando ingenuidad y el romanticismo. Por eso se recomienda utilizarlo en espacios donde se busque relajación o también para el cuarto de un bebé.

El color amarillo es especial para fomentar la alegría. Se puede aplicar en espacios de mucho tránsito en la casa como, por ejemplo, la cocina.

El elemento metal se representa a través de los colores blanco, dorado y plateado

Los colores relacionados con el metal son muy convenientes para espacios de estudio o trabajo. La plenitud y sobriedad de estos colores representan cierta seriedad y ayudan a estimular la concentración.

El elemento madera se representa a través del color verde

Este color puede quedar bien en cualquier espacio de la casa, ya que representa la naturaleza y el crecimiento. El verde pleno se relaciona directamente con la vida y es una gran opción para pintar dormitorios.

El elemento agua se representa a través de los colores negro, azul y turquesa

Los colores vinculados al elemento agua no suelen ser recomendables para pintar espacios en su totalidad, sino para aplicar en elementos puntuales de la decoración y en distintos ambientes de la casa o de la oficina.

El azul puede llegar a aportar cierta tranquilidad y frescura, pero, sobre todo, brinda armonía y equilibrio. El negro, por su parte, representa cierto misterio. Estos colores suelen ser utilizados en espacios como baños y cocinas.